Dinero

La visa y los créditos de consumo son los grandes responsables de algunas desastrosas economías. Nos quedamos sin dinero y vamos “tirando de visa” hasta final de mes. A principio de mes nos cargan toda la cantidad endeudada y volvemos a empezar, ya que nos ha volado la mitad del sueldo y aun nos queda pagar el crédito del televisor y el del lavavajillas.

 

Hace algún tiempo necesitaba comprarme una moto para desplazarme hasta mi trabajo y en mi banco me ofrecieron un crédito con unas condiciones inmejorables, al 0% de interés en 10 meses, al tener la nomina allí domiciliada. Pensé que era una buena idea, ya que aunque pagara una cantidad elevada al mes, podría pagarla ajustándome el cinturón y además me libraría pronto de la deuda. El problema fue que no me ajusté el cinturón lo suficiente y empecé a “tirar de visa” (una de estas que devuelves una cantidad fija al mes) y al final del todo me toco pedir dinero prestado a un par de amigos para sufragar unos pagos “extra” con los que no contaba. Total, que acabé con una deuda de 1000€ en la visa y 300€ de deuda con mis amigos.

 

Podríamos decir que la causa de todo el problema fue la moto, pero eso sería erróneo. Todos necesitamos cosas que nos es imposible pagar y por ello necesitamos los créditos. Una casa, un coche, una moto, una boda… Según la economía de cada uno estos gastos pueden asumirse “de golpe” o es necesaria la contratación de un crédito. Un crédito no es una cosa mala, es una herramienta para nuestra economía que hay que saber usar. Por lo que buscaremos la causa del problema en otro sitio.

 

  • Dinero ahorrado: Si hubiese habido una suma de dinero para hacer frente a parte del gasto, las letras de la moto no hubiesen sido tan elevadas y hubiese sido más llevadero el pago de las mismas.
  • Condiciones del crédito: Si no puedes afrontar una mensualidad tan elevada, mira de ampliar el plazo de pago con tal de suavizar las letras.
  • Ajustar la economía: Si no tienes no te lo gastes. Afronta que vas a estar 10 meses cobrando menos y que no puedes realizar ningún gasto especial y debes contener tus salidas, compras de ropa, etc…

¿Cómo podemos solucionar y prevenir que esto vuelva a ocurrir?

 

La mejor solución es la prevención, pero en el caso de encontrarnos en esta situación podremos hacer varias cosas. Fraccionar la deuda de la visa para que nos la eliminen poco a poco y que no nos vacié la cuenta a principio de mes. Utilizar ingresos extra (como la paga de navidad o verano, un trabajo extra…) para disminuir la cantidad de deuda con la tarjeta de crédito o de los créditos contraídos con el banco. Analizar los gastos que tenemos e intentar reducirlos al mínimo (en breve publicaremos un post hablando de esto). Lo más importante, es pagar cuanto antes la deuda par poder disponer de todo nuestro salario a principio de mes. El proceso es largo y costoso (os puede llevar incluso algún año que otro), pero os puedo asegurar por experiencia propia que vale la pena.

 

¿Cómo puedo prevenir esta situación? Mi truco es el siguiente:
Una vez saldada mi deuda con las entidades bancarias y amigos, decidí que necesitaba hacerme un fondo para imprevistos. Para ello comencé con una pequeña gratificación recibida por un trabajo extra realizado. Decidí abrirme una cuenta en un banco on-line para gestionar este fondo. Estas cuentas tienen la ventaja de no cobrarte comisión por prácticamente nada, ni siquiera mantenimiento. Además dispones de una cuenta corriente a la que puedes añadir una cuenta de ahorro con buenos intereses. Mi decisión entonces fue la de realizar dos fondos. Uno en la cuenta corriente para grandes gastos anuales esperados o pequeños gastos anuales inesperados (Seguros, dentista, bodas, mantenimiento vehículos…) y otro para el ahorro a largo plazo o grandes gastos inesperados que no podemos afrontar con el primer fondo (reparaciones costosas del automóvil por ejemplo). De esta manera nuestra cantidad disponible anual nunca se ve mermada por ningún gasto inesperado y vamos reemplazando poco a poco los fondos de “reserva”.
¿Cómo calculo la cantidad a ingresar en estas cuentas? En la primera cuenta (la de gastos esperados) lo calculo de la siguiente forma: Calculo todos los gastos que se que voy a tener ese año (los redondeo hacia arriba) y hago una estimación aproximada, después le añado una cantidad para algún gasto inesperado y voila! Tengo un cálculo aproximado de lo que gastaré ese año, lo divido entre 12 y es la cantidad que ingreso todos los meses en esa cuenta.
Por ejemplo:

 

  • Seguro Motocicleta: 200€
  • Revisión anual dentista: 45€
  • Seguro que se casa alguien (regalo): 100€
  • Seguro casa: 300€
  • 2 cambios de aceite moto y 1 revisión: 150€

 

Si lo sumamos todo, le añadimos un 10% de imprevistos y lo redondeamos, nos da unos 800€ lo dividimos entre los meses del año y…nos dan unos 70€ al mes, tirando por lo alto. Después para el segundo fondo, destino los 30€ mensuales que nos quedarían hasta llegar a 100€ y así controlo la cantidad mensual que destino a este efecto.
Al principio suele resultar difícil, ya que pueden aparecernos pagos que no podamos afrontar con las cantidades hasta el momento acumuladas, pero nos ayudará bastante a pagarlas.

 

Cuidado con las tarjetas de crédito, las carga el diablo.