No cabe duda alguna que los usos de los metales preciosos en la joyería son claramente el toque perfecto para brindarle o mejor dicho para darle una distinción única de categoría, belleza, elegancia como glamur a las piezas de joyería diseñadas y después confeccionadas, pero claramente no podemos olvidar que el material con el cual se haya fabricado la joya en sí es el que incidirá en la propia duración de esta, como en su coste y/o apariencia.

Además tengamos muy presente que para la industria de la joyería trabajar con metales preciosos representa sin duda alguna una gran e importante ventaja que supera en sí al resto de los materiales, ya que si nos ponemos a ver detalladamente la situación los metales básicos tienen a corroerse como a oxidarse de forma rápida, en cambio los metales nobles y precioso tienen la ventaja de poseer un brillo de alta superficie, pero además de ello resultan ser resistentes a los procesos corrosivos, por lo que tienden a ser muchísimo más duraderos.

En este punto cabe señalar, que tanto el oro, como la plata y el planito conforman la familia de los metales preciosos, pues como es de saber los tres son muy utilizados en la joyería, una muestra de ello es que podemos hasta adquirir en el mercado actual joyas de plata por mayor o encontrar todo tipo de joyas de oro o de platino, ya que estos son materiales más sencillos para trabajar, además las piezas de joyería que se comercializan a base de estos tres metales resultan ser de alto precio, pero representando una inversión a largo plazo para quienes las compran.

Es importante aclarar que el oro resulta ser el más popular de todos los metales, pues este como muchos de ustedes ya lo saben, ha sido el metal más utilizado por civilizaciones antiguas, su brillo e incluso realmente ha cautivado a millones de personas en todo el mundo, y para la elaboración de una joya a base de este metal resulta necesario mezclarlo con otros metales de aleación, como lo son el zinc, el cobre, entre otros, ya que el oro puro es muy blando para trabajarlo solo.

E incluso los joyeros fácilmente pueden trabajar con este metal tan preciado utilizando hasta la técnica del baño de oro, en la que a un metal base se le añade una capa de oro delgada en toda su superficie, pero vale señalar que en este caso la pieza de joyería en cuestión puede desgastarse muy rápido, también está la técnica de chapado de oro, esta crea una aleación de este metal con níquel o en su defecto con latón, en este caso el oro utilizado debe ser como mínimo mayor al cinco por ciento del peso total y todas las partes exteriores de dicha pieza serán entonces de oro macizo, por lo general estas piezas de joyería con chapado de oro suelen ser de 18 quilates.

La plata al igual que el oro también es muy blanda, por lo que está también debe mezclarse con otros metales, está por lo general se suele combinar con el cobre, es por eso por lo que cuando una persona desea adquirir joyería de plata real, esta debe buscar el sello que indica el nivel de pureza del metal. Las joyas de plata al igual que las de oro también tienen diferentes tipos de técnicas de elaboración, entre ellos está la plata esterlina, la cual resulta ser una mezcla de 92,5% de plata pura y 7,5% de cobre o en su defecto de otro metal, además al igual que el oro, aquí también se suele utilizar el baño de plata, pero este resulta ser muy frágil, por ende, se desvanece con mucha facilidad.

Quizás no lo sabían pero el platino es más valioso que el oro, y es sin duda alguna el metal más utilizado en la joyería, este tiene la gran ventaja de que la pieza de joyería fabricada a base de este metal no se empaña, es muy resistente a las ralladuras y siempre mantiene su brillo, es de vital importancia mencionar que este material es muy similar al acero inoxidable, sin embargo el acero inoxidable brinda mejores beneficios, razón por la cual es un metal muy utilizado en la joyería, e incluso las joyas de acero inoxidable son tan demandadas en la actualidad que muchos hasta compran joyas de acero por mayor en cualquier momento.

Siguiendo con el tema del platino, el joyero que trabaja con este metal puede simplemente combinarlo con iridio o paladio, para así lograr darle una dureza asombrosa a la pieza de joyería, además los diseños de joyas de platino son únicos como muy hermosos, estos e incluso tienen una alta demanda, y las piezas de joyas fabricadas a base de platino son de alto costo ya que por lo normal estas vienen acompañadas de piedras preciosas.