Cuando alguien menciona a Perú, lo primero que va a la mente de las personas es el imperio inca, el ceviche o la danza de la marinera, esto pasa porque lo mencionado es parte de lo más famoso de este país sudamericano, considerado a la vez como patrimonio cultural, es decir, aquello que los identifica y distingue a nivel internacional.

Lo que muchas personas en el mundo no saben es que Perú es un país que creció y se transformó en las diferentes etapas de su historia, incluso mucho antes de su independencia. Perú es visto en Sudamérica como uno de los países con mayor crecimiento económico y como uno de los más poblados de la región.

Este país encierra en sí algunos misterios que se manifiestan en diversos ritos y costumbres que van de la mano con la religión o que se fundamente estrictamente en ella y que han trascendido a lo largo de la historia, siendo persistentes en la actualidad. Estos ritos y costumbres son, en su mayoría, aquellos que tienen su lugar en la zona andina o sierra y que son producto de la cultura inca y su simbiosis con algunas enseñanzas y doctrinas europeas como el cristianismo.

En el presente artículo, conoceremos algunos de estos ritos que siguen persistiendo con el tiempo y que también son patrimonio de Perú. Para conocer estos datos y otros artículos con información similar, puedes visitar el sitio web oficial de Fidel Sánchez Alayo.

¿Cuáles son los ritos y costumbres andinas de Perú?

Para reforzar el título del presente artículo, podemos afirmar que los ritos y costumbres andinas de Perú están muy vinculadas con la religión oficial de ese país y con las enseñanzas y tradiciones heredadas de la civilización inca, es decir, todas estas manifestaciones son producto de una simbiosis que dio lugar a la identidad actual peruana, especialmente la de la zona andina o sierra.

Entre estas costumbres podemos mencionar los ritos tradicionales como la ch’alla y la k’oa, los cuales son ritos ofrecidos a la Pachamama, conocida también como la Madre Tierra, con el fin de fertilizar la tierra o atraer buenas vibras para que las actividades humanas sean exitosas, tales como los estudios, el trabajo, las cosechas, la alimentación, compra de bienes, entre otros.

Estas costumbres son las más comunes, mismas que son compartidas con países como Bolivia y Ecuador. Otras similares se manifiestan en fiestas católicas y ritos llevados a cabo por mineros.