¿Es verdad lo de radiadores de “bajo consumo”? ¿Realmente ahorramos dinero? ¿Son mejores que los tradicionales? ¿Son más baratos que la calefacción de gas? ¿Mejor con “fluido térmico” o “secos”?