En todo aprendizaje es necesario recibir la instrucción teórica así como la práctica, pues sin ambas es impensable llevar a cabo un cometido y más cuando se trata de conducir un medio de transporte ya sea en tierra firme, aire o altamar, por ello, al recibir las la preparación para saber cómo dirigir un artefacto a motor que conlleva  tanta responsabilidad y disciplina, lo ideal es asistir con los mejores.

Un ejemplo es la maniobra necesaria para realizar el pilotaje de una embarcación donde se hace necesario que la instrucción sea de manos de verdaderos profesionales del sector marítimo con reconocida experiencia. Prácticas de navegación y de vela es requisito indispensable en la navegación deportiva ya que son básicos para el manejo de una embarcación de este tipo en mar adentro.

La aprobación de dicha formación va de la mano con el otorgamiento de la titulación marítima, la cual permitirá el cabotaje de veleros y embarcaciones menores de una manera segura y debida, siempre con la instrucción precisa de los instructores adecuados.

Dicho curso comienza instruyendo a los aprendices en  las diversas maneras de embarcar y las maniobras  por ejemplo de amarre y desamarre. También se les da lecciones de cómo enfrentar situaciones inesperadas y el uso de los componentes de seguridad abordo. Asimismo, como debe emplearse de manera correcta el vital chaleco salvavidas, al momento de abandonar el navío  ante algún imprevisto o accidente marítimo de envergadura.

Dichas prácticas de navegación están dirigidas tanto a niños como adultos, pues es necesario que desde muy pequeños se tenga la noción de lo que compone la estructura de una embarcación, así como los términos empleados en el vocabulario marítimo, al mismo tiempo de conocer cuáles son las herramientas y utensilios que deben estar abordo, para que se utilizan y lograr una adecuada y segura navegación.