Las fresas, cultivadas por los romanos desde el año 200 A.C.  Consumida en la edad media como afrodisíaco. Siempre ha sido una fruta apetecible también por su facilidad de comer, no hay que pelarla, no tiene hueso ni pepitas que molesten al ser ingerida. A mucha gente le gustan las fresas. Su sabor inconfundible ha sido copiado en mil y un artículos de consumo (sobre todo golosinas).

Al igual que otras frutas, la fresa tiene unos beneficios importantes a la par que pocas calorías, unas 30 Kcal por 100g.  Tiene un gran contenido en agua (sirven para hidratarnos) al igual que un gran contenido en fibra,  vitamina C (mas que las naranjas)y vitamina P.

Las fresas además son una fuente de ácido fólico, son diuréticas y aportan una gran cantidad de minerales, por lo que son muy recomendables como antianémico y en época de crecimiento.

¡A disfrutarlas!